«Volver

Alfredo Moreno, presidente de la CPC:

“Hay que crear la mitad del sector productivo del país en los próximos 20 años”

Terremoto

Con una mirada muy crítica de ciertos factores que entorpecen el crecimiento económico, llama a dejar el corto plazo y extender la mirada hacia los desafíos que está imponiendo la tecnología y el impacto que tendrá el cambio demográfico del país.

A fines de marzo de este año, el ex canciller Alfredo Moreno asumió la presidencia de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), comenzando una gestión que en estos meses ha sido muy intensa, con la mira puesta en un mayor crecimiento de la economía del país y mejorar la relación entre las empresas y la sociedad. Frente al primer objetivo, el dirigente empresarial es crítico: “Debo reconocer que es un período difícil porque muchas de las políticas públicas que se han implementado son más bien contrarias a la iniciativa privada, son contrarias a la libertad de emprender y por lo tanto lo que uno hace es tratar de que sean lo menos deficientes posible, en algunos casos con mayor éxito y en otras con menos”.

Moreno comenta que, en cuanto a la relación empresa-sociedad, se ha avanzado rápidamente con la creación y actividades del movimiento 3xi, donde están incluidas la Asociación de Emprendedores de Chile, ASECH; las empresas B, la Comunidad de Organizaciones Solidarias y el Centro de Innovación UC. “ha sido realmente una cosa muy enriquecedora y donde se pueden hacer muchas cosas en conjunto y creo que también ha permitido dar un mensaje a la sociedad más amplia de que en realidad lo que tenemos que hacer hoy en día en Chile es sumar y no restar, unirnos y no pelearnos, y que juntos podemos hacer y resolver muchísimas cosas”, afirma. Como tercera meta de su gestión, Moreno apunta a alentar un trabajo interno de las compañías, particularmente de las grandes, para subir el estándar de las culturas corporativas, de la ética y los controles, para “poner a las empresas chilenas, que lo hacen tan bien en muchos aspectos, en el primer nivel de lo que son las grandes empresas o las más exitosas en esta materia en el mundo”.


Todo eso va en la línea de retomar la confianza…

Todo lo que he mencionado está en esa línea. Son distintos caminos para que de alguna manera podamos conversar con la sociedad, podamos también cumplir con las expectativas que la sociedad tiene de las empresas hoy en día, que son más amplias, más grandes y más exigentes de lo que eran antes.


¿Qué están haciendo frente a los temas que tienen que ver con el Estado?

Ha sido un trabajo difícil, durante mucho tiempo el principal interlocutor fue el ministro Valdés, y también el ministro Céspedes y el subsecretario Micco. Todos ellos salieron, y por lo tanto estamos iniciando o intentando seguir con ese mismo trabajo con los ministros Eyzaguirre y Rodríguez Grossi, con quienes ya nos hemos juntado y hemos tenido una muy buena recepción, pero ahora hay que trabajar y ver si en la práctica podemos avanzar. Pero el problema es más complejo que las personas, la política hoy en Chile está mucho más difícil que antes, los grupos son mucho más dispersos, no hay una posición absolutamente coherente y unitaria entre el Gobierno, sus coaliciones y parlamentarios, hay diversas opiniones. Tampoco la oposición tiene una opinión única. Entonces no es un problema de hablar con un grupo o dos sino que es muchas veces parlamentario a parlamentario.

Y en segundo lugar, creo que también ha habido un deterioro de la imagen de la actividad privada, que es curioso porque el país ha sido extremadamente exitoso durante un período largo. Nunca en la historia de Chile hubo un crecimiento como el que ha habido en los últimos 30 o 35 años y, curiosamente, yo creo que por una falla en el diagnóstico de lo que sucedió en Chile, se interpretó que lo que quería la gente era cambiar todo eso, y más bien la gente quería mejorar muchas cosas, se ha puesto más exigente y con razón, porque ve que las cosas se pueden hacer. Y las empresas han sido parte importante de ese progreso, son indisolubles de él porque lo permitieron, pero a su vez ese progreso es lo que permitió que las empresas hayan crecido como lo han hecho en los últimos años.


¿Cómo toman las últimas cifras de crecimiento?

Siempre hay un ciclo y creo que vamos a tener el año que viene crecimientos mayores, pero esto hay que mirarlo en otro contexto, o quizás una manera fácil de mirarlo es que llevamos 4 años seguidos de caída de la inversión y eso no ha pasado en Chile en los últimos 50 años. Los crecimientos de la economía chilena en los últimos 4 años han sido bajos pero mucho más importante que eso es lo que se denomina PIB tendencial, es decir, que un grupo de expertos se junta y dice qué es lo que, dado lo que Chile tiene hoy, uno podría esperar que podría crecer si lo hacemos bien en el largo plazo. Ese número era 5% en el año 2011-2012. Ha venido cayendo persistentemente todos los años; hoy está en 2,6%. Es decir, un país que hace 5 años se creía que su capacidad de crecer en el largo plazo era 5%, hoy ese mismo país pensamos que es de 2,6%. Eso hace una diferencia enorme. Un país que crece al 5% mejora el estándar de vida de las personas enormemente; un país que crece al 2,6%, apenas le alcanza para mantener el crecimiento de la población, para mantener lo que los ciudadanos tienen. Evidentemente que eso son muchas menos oportunidades, menos trabajo, menos aumento de remuneraciones, en fin, se nota en todo.


¿Qué hace falta para crecer más?

Pienso que hay 3 campos. Uno, tenemos que volver a creer en nuestras capacidades como país, volver a creer y confiar en cada uno de los sectores, tanto el sector privado respecto del Estado como el Estado en los privados; tenemos que volver a trabajar en conjunto y darnos cuenta que juntos lo hicimos antes y lo podemos volver a hacer.

En segundo lugar, hay una serie de normativas que se pueden modificar en beneficio de todo el mundo. Hoy estamos llenos de trámites, regulaciones, algunas que han perdido el sentido, otras que requieren una modificación, otras que no cubren ningún riesgo potencial pero que sin embargo hacen que todos los procesos de producción se atrasen, demoren, encarezcan o finalmente no se realicen. En la CPC tenemos un informativo trimestral, el Observatorio de Inversiones, que mira todas las grandes inversiones que van al sistema de impacto ambiental y hemos visto que el monto de inversiones es cada vez más pequeño, que el tiempo que toma para que se apruebe un proyecto es cada vez más largo, se piden más estudios e informes, cada vez es menos probable que alguien pueda predecir si el proyecto va a ser aprobado o no, no se sabe ni se entiende bien cuál es la norma final que lo decide. Un ejemplo de eso es el caso de Dominga, en que todo el proceso, después de varios años y de muchos millones de dólares de inversión en hacer los estudios requeridos, y con acuerdo de la comunidad, tuvo un informe de evaluación de impacto ambiental positivo de todos los ministerios involucrados y, finalmente, en el Consejo de Ministros termina siendo rechazado por un ministro que se retira porque dice que no le dieron tiempo ni para leer los papeles. Francamente, habla muy mal de nuestro SEIA y requiere de modificaciones.

El dirigente empresarial agrega que también han detectado que más del 72% de los proyectos están siendo reclamados por el Consejo de Ministros, mientras que hace algunos años solo un 5% llegaba ahí. Así, dice, los procesos de aprobación están tomando más y más años y son cada vez más contenciosos, lo que demanda un cambio de sistema.

“El tercer punto, me parece a mí, es que en Chile estamos con la vista hacia el presente y el pasado, y lo que de verdad está pasando es que el mundo se está transformando a una velocidad impresionante. Los avances tecnológicos que está teniendo el mundo están cambiando radicalmente las industrias, las empresas, los procesos productivos y, finalmente, los trabajos de las personas. Los estudios que se han hecho para Chile muestran que, según la mejor estimación, en 20 años la mitad de las empresas de hoy no van a existir, o bien que, si existen, es porque se modificaron tanto que lo único que queda es el nombre, y que, además, del orden del 50% de todos los trabajos, particularmente de los sectores medios y bajos, van a desaparecer. Hoy lo estamos empezando a ver en temas como Uber o Airbnb, que cambian radicalmente una industria y pueden dejar un montón de personas sin su trabajo.

“Va a haber un cambio radical y nosotros seguimos esperando, viendo cómo distribuimos lo que tenemos, cuando en realidad hay que crear la mitad del sector productivo del país en los próximos 20 años. Eso requiere flexibilidad y mucha inversión, dos cosas que vemos cada vez menos. Tenemos que acomodar también un cambio demográfico gigante. Chile ha sido tradicionalmente, igual que toda América Latina, un país de jóvenes, y nos estamos convirtiendo a una velocidad muy acelerada en un país de tercera edad. Más de un 26% de la población va a tener más de 60 años en los próximos años. Y además son personas que, si bien son tercera edad, están plenamente activas y quisieran trabajar, tienen capacidades y experiencias que son valiosas y muy importantes para el país y nosotros no podemos enfrentar ni siquiera la discusión, por ejemplo, de las edades de jubilación. No tenemos resuelto cómo esas personas se capacitan para aquellas cosas que todo este cambio tecnológico demanda, cómo mantenemos a la gente al día, no tenemos flexibilidad para aquellas personas que quisieran quizás tener un horario de trabajo distinto.

“En consecuencia, estamos dejando fuera del mercado del trabajo a personas que son tremendamente valiosas. Lo mismo sucede con los jóvenes, que tienen 3 veces la tasa de desempleo general, y tenemos lo que se denominan ninis, que ni trabajan ni estudian, que en Chile son más de 500 mil personas. Necesitamos pensar en esas cosas: el cambio tecnológico y el demográfico, que son transformaciones muy grandes y no podemos manejarlas en la forma en que hoy estamos pensando el país.


¿Cuál es el valor que asigna a la publicidad en la economía chilena?

No solo en la nuestra sino que en todas las economías, la publicidad juega un rol extraordinariamente relevante de entrega de información, y no me refiero solamente a la información directa que entrega un aviso sino la información implícita que da el hecho de que haya una empresa o una persona que está avisando sus servicios e informando qué importancia le da a atender bien a sus clientes y mantenerlos. Hemos visto en Chile cómo algunas personas que han entrado al mercado financiero sin nombre ni nada terminan engañando a las personas. En cambio, aquellas personas e instituciones que tienen todo un prestigio ganado, una tremenda inversión en reputación, en publicidad, tienen un enorme activo que ayuda a que los consumidores sepan que no van a ser engañados y que, por el contrario, van a ser bien atendidos y los productos serán de primera calidad. Esto es muy importante porque obviamente es imposible ser experto en todo.

No se puede comprar un auto y ser un experto en mecánica automotriz y haber estudiado cada uno de los componentes, o comprarse un vestido y saber la calidad de la tela. Uno asume que si compró en Falabella, por ejemplo, es un producto de una cierta calidad y si compró en una tienda lujosísima es de otra calidad, y sabe que si lo compra en la calle de una persona que no conoce, el riesgo está en que la única seguridad de la calidad del producto es lo que estoy mirando. La publicidad es clave no solo para entregar información sobre el producto o servicio sino también sobre quién lo provee, y dado que las personas no pueden estar preguntándose sobre el detalle y calidad de cada una de las cosas que compran, lo que quieren es saber que lo que se supone que es el estándar se va a cumplir, así como las expectativas de uso, permanencia, costo de mantención. Se asume que quien lo provee está entregando eso porque tiene un prestigio y parte de él es construido a través de la publicidad.

Fuente: Marcas & Marketing

Si desea tener información exclusiva
Hágase socio aquí


Descargar Via Publica




Presentación 50 años ANDA



Descargar Via Publica

Eventos >
Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargas >
Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Guia investigacion mercado