«Volver

Alfredo Escobar, Premio Anatel 2011:

Terremoto

“El rol fundamental de la televisión es la entretención”

Entregado por quinta vez desde la creación del galardón pues sólo se entrega en ocasiones especiales, el destacado profesional de las comunicaciones

Alfredo Escobar Cousiño se hizo merecedor el año pasado del Premio Anatel, un reconocimiento que la industria hace a sus integrantes más sobresalientes.

Una dilatada y exitosa trayectoria tanto en Chile como en el extranjero, con participación en diversos medios y organizaciones gremiales, llevaron al directorio de Anatel a entregar en forma unánime el premio a Escobar, actualmente secretario general de Mega, canal donde ha estado durante 20 años.

“Es un reconocimiento a aquellos que han puesto sus mejores esfuerzos al servicio del perfeccionamiento de la televisión chilena. Significa valorar también la contribución a la existencia de un climade respeto a la libertad de opinión, a la libertad editorial y de programación y a la autorregulación en un marco de ética y responsabilidad”, expresó en la ceremonia de premiación Bernardo Donoso, presidente de Anatel.

El homenajeado recibió el premio con genuina sorpresa, más aún cuando fue él mismo, como parte del directorio de Anatel, uno de sus creadores. Su trayectoria incluye, entre otras cosas, ser fundador de la Organización de Televisión Iberoamericana, OTI; vicepresidente de Teleamazonas de Ecuador, ejecutivo de empresas de distribución de material envasado, presidente de la Federación de Medios de Comunicación, gerente de Programación de Canal 13 y Director Ejecutivo de Megavisión. Con ese curriculum, bastante tiene que decir del presente y futuro de la televisión.


¿Cómo definiría el rol actual de la televisión?

Creo que el rol de la televisión no cambia, lo que cambia son los énfasis en determinados momentos según la etapa, la época, la situación externa, lo que sucede en el mundo o el país, pero el rol de la televisión es fundamentalmente comunicador, es un elemento técnico de comunicación y de intromisión absoluta y total dentro del hogar y la familia. Es elúnico medio que entra gratuitamente y que puede ser prendido, apagado y cambiadoal arbitrio sin que tenga un costo para la persona, por lo que la sintonía es una decisión de libertad absoluta. No cabe la menor duda la gravitación que tiene en la formación de la gente, pero creo que el rol fundamental de la televisión es la entretención. El noticiario tiene que ser entretenido, un programa cultural también y un programa de entretención, doblemente entretenido, porque esa libertad lleva a la gente a sencillamente a cambiar de canal o apagarlo desde el momento que pierde el interés.


¿Los televidentes están más exigentes hoy?

Lo que sucede es que hay dos tipos de opiniones del televidente en la misma persona. Una es la opinión oficial que es un poco la de moda, de decir que la televisión es mala, dañina, que maleduca a la juventud, que muestra violencia, que desinforma, que no da programas culturales. Ese es el discurso que siempre va a existir en torno a la TV, y otro es el honesto que es ‘yo veo los programas porque me entretienen y me acompañan’ y punto, sin más análisis. Creo que buscar un mayor análisis en la televisión no corresponde a estas alturas. Es un medio simple como es y hay que tomarlo así. Si no existe la entretención no existe televidente, si no existe televidente no existe la TV, punto.

Es fácil decir que la televisión es mala, pero a mí que me ha tocado en estos años conocer muchísimos países, canales y señales, y creo que Chile debiera estar orgulloso por su calidad de televisión. Es informativa, de buen gusto en términos generales, formativa y, desde el punto de vista técnico, estamos al nivel de cualquier país desarrollado.


¿Qué es primero, lo que el televidente quiere o lo que la TV le propone?

La televisión propone y el televidente selecciona, y del momento que lo selecciona se transforma en moda. Están de moda los programas bailables, los realities, ahora los gitanos, por el fenómeno de Perla, todos los canales tenemos a los gitanos porque es una demanda del pú-blico. Y como la televisión se tiene que financiar porque es muy cara de producir, busca los programas que la gente ve porque ahí están los auspiciadores y ahí se produce la inversión publicitaria que nos permite contratar gente, hacer televisión y darle rodaje.


Por eso hay riesgo en las apuestas nuevas…

Claro, por eso la televisión es muy contaminante de país a país, a la larga se pierde la historia de dónde se originó un formato. Por ejemplo los realities, que partieron en Holanda con Gran Hermano hace más o menos 15 años, de la misma forma que los programas musicales de baile que también nacieron fuera. Se compran formatos y hay un intercambio permanente entre los canales, en las ferias donde todos los canales exponen su programación y venden los formatos.


¿Lo que funciona bien en un país funcionaen todos?

En todas partes, es muy difícil que un programa que funciona bien en un país tan diferente a nosotros como puede ser Suecia u Holanda no funcione bien en Chile, y los chilenos funcionan bien también allá, porque apelan a lo básico del ser humano, fundamentalmente a la entretención. Otros programas tienen mucho más que ver con la cultura e idiosincrasia de cada lugar, pero la entretención es algo muy universal y demandado.


¿Siente nostalgia por la televisión antigua?

Con los años uno siempre echa de menos cosas, pero creo que hay que ser realista en el sentido de que los cambios se producen porque tienen que producirse y son inevitables. Los programas de mayor éxito de hace 15 años quizás los veríamos ahora y nos saldría una sonrisa, por su ingenuidad, por su simpleza, su poco desarrollo, su poco desafío. Esto avanza y avanza, es indetenible y creo que la melancolía del pasado no cuenta. Queda un lindo recuerdo y cuando uno ve los resúmenes se ríe cuando se identifica con ellos, porque si se lo muestras a un niño no tiene ninguna reacción frente a un Viva el Lunes o A esta hora se improvisa.


¿Qué tendencias se están imponiendo en la televisión actual?
Lo que viene ahora es el gran desarrollo tecnológico que va a cambiar la televisión y afectar los contenidos. Primero, por la diversidad que plantea la TV digital en cuanto al número de opciones que va a tener el televidente de elegir con canales temáticos, aunque eso va a tener mucho que ver con el mercado, porque la demanda en países pequeños como el nuestro es limitada y, al costo que tienen los programas, no es mucho lo que se va a poder hacer. Nosotros no vamos a poder hacer un programa de tejido, por ejemplo, porque el número de tejedoras a las que les interesaría es mínimo. En Estados Unidos, donde tienen 200 millones de habitantes, un programa de tejido puede llegar a tener 2 millones de televidentes, pero acá no.


¿Una de las tendencias fuertes será la interacción de la TV con otros medios?

Exacto. Todavía no se descubre la interacción de la TV con la TV, es decir, si yo quiero tener un intercambio con un programa, si quiero hablar y que me hablen, tiene que ser por teléfono, puedo recibir por el aire pero mi retorno tiene que ser telefónico. Eso algún día no va a ser así, voy a poder usar un canal y tener un diálogo permanente con el televidente, vamos a poder tener la opinión de lo que se está dando en el momento, estadísticas y una serie de antecedentes que en este momento no existen.


¿Lamenta la demora de la TV digital?

Se ha demorado mucho, y yo creo que es porque lamentablemente cuando se decidió entrar a discutir la TV digital, se creó una frase para el bronce que creo que nos ha perjudicado mucho en el desarrollo del proyecto, que era “más y mejor TV”. Pero resulta que la televisión digital es una decisión técnica, los contenidos son otro tema, pero aquí se ha ido enlazando lo de contenidos con el tema tecnológico. No ha podido salir la parte técnica porque está entrabado en cuántas horas de programas culturales, que si hay o no franja política, si productores independientes tienen espacio en los canales de TV y una serie de cosas que no tienen que ver con la decisión, y eso nos hace estar muy atrasados con respecto al resto de Latinoamérica.


¿Una reflexión para el futuro de nuestra TV?

Frente a la digitalización hay una infinidad de desafíos para la televisión, es un cambio tecnológico importante y por ende un cambio importante también de contenidos. Cada día el televidente va a tener una voz más fuerte frente a la programación de los canales. Antes los canales eran muy aislados para establecer su programación, era tómalo o déjalo.

Hoy el televidente tiene voz y fórmulas desde las cuales se puede pronunciar, desde el momento que otorga una sintonía que nosotros tenemos que tomar en cuenta. Eso es todo el futuro que viene para la TV.

Si desea tener información exclusiva
Hágase socio aquí


Descargar Via Publica



Presentación 50 años ANDA



Descargar Via Publica

Eventos >
Descargar Via Publica

Descargas >
Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Descargar Via Publica

Guia investigacion mercado